Colección de joyas inspirada en la película Suspiria, de Darío Argento

Colección de joyas inspirada en la película Suspiria, de Darío Argento

Hoy queremos hablaros de la película Suspiria, del director italiano Darío Argento, obra cumbre del cine de terror de los años 70, y de como nos ha influenciado a la hora de diseñar una de vuestras colecciones preferidas; la Colección Suspiria.

Inspirada en los ensayos fantásticos de Thomas de Quincey, en Suspiria de profundis (1945) y en su relato Levana y nuestras señoras del dolor  alrededor de los que se configuró la mitología: tres madres, tres figuras mitológicas que representan los suspiros, la oscuridad y las lágrimas (Mater Suspiriorum, Mater Tenebrarum y Mater lacrimorum). La primera de la trilogía compuesta por Suspiria (1977), Inferno (1980) y  La madre del mal (2007). 

Suzy Bannion, estudiante de ballet americana,  ingresa en una exclusiva academia de baile alemana, la Academia Tanz, la misma noche en que asesinan a una de las alumnas. Poco a poco empieza a ser testigo de una serie de asesinatos con tintes sobrenaturales…

Pero lo que realmente queremos contaros de esta película es de como nos inspiró y fascinó  la brutal e icónica estética de la escenografía de Enrico Fiorentini.

 

El Art Nouveau, (presente en vidrieras, puertas y ventanas aparece constantemente en la película), Escher (dibujos del artista representados en las paredes de la habitación de Pat) y el color rojo son algunas de las claves estéticas de Suspiria. 

Por un lado está el espectacular edificio de la Academia Tanz, Haus zum Walfisch (Casa de la Ballena) vieja casa del siglo XVI tardogótica en Friburgo, con geometrías Art Decó, y su maravilloso interior con influencias de las pinturas de Chirino o de las ilustraciones de Beardsley.

Presente en muebles y otros objetos está la Secesión Austriaca de finales del XIX. Y no hay que pasar por alto los guiños al cine de Fellini y de Buñuel muy presentes en toda la escenografía de la película.

El uso del Technicolor al positivar las imágenes por parte del director de fotografía Luciano Tivoli le proporciona una gran expresividad plástica a cada una de las imágenes de la película. Colores vibrantes, uso de oscuridad y texturas negras aterciopeladas. El color rojo (en Suspiria, es ante todo terror). El verde de la habitación y el blanco para representar la pureza de la protagonista ante el aquelarre en el que se ve envuelta.

Argento intentó reproducir los tonos de la película de Blancanieves y los 7 enanitos de Disney, plasmando los colores sin matices ni sutilezas como en los dibujos de la película que de pequeño tanto le aterraba. Es de esa angustia y terror de donde surge la idea de que unas brujas atormenten a un grupo de niñas indefensas. 

No quiero olvidarme de mencionar la evocadora y dramática banda sonora compuesta por el grupo de rock Goblin, el cual ya colaboró con Argento en Profondo Rosso (1975), rock progresivo para crear una atmósfera terrorífica e inquietante.

Toda una experiencia audiovisual.

En definitiva, arquitectura y color por doquier es lo que nos ha inspirado para crear esta colección. Rojos, verdes y negro aterciopelado están muy presentes en los pendientes Sophia, al igual que las geometrías lo estaen el colgante Nadia o los pendientes Suzy

Mara Serra 

 

 

Artículo anterior

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados